Festival Internacional de Cuentascuentos Tutú Marambá


Desde hace unos años, un grupo de personas dedicadas a la narración vienen visitando nuestro colegio para contarnos historias… Pero decirlo y dejarlo así sería pecar de suma insuficiencia…

Estas personas, verdaderos profesionales del relato, provenientes de distintos países (España, Cuba, Brasil, Chile, Colombia, Bolivia, Argentina, entre otros) traen cada año a nuestra institución un recreo de fantasías e imaginación; nos pasean por mundos y universos alternativos que, en medio del ritmo cotidiano, refrescan las mentes y los espíritus gracias a estos recorridos que, si bien pueden ser ficticios, no dejan de hacerse piel, carne y vida en y con nuestras emociones. Cada risa, cada susto, cada suspiro, cada pizca de ilusión hacen de esta actividad un momento especialmente esperado por todos, que nos enseña cada vez que contar un cuento no es simplemente eso, sino que implica una capacidad particular de usar el lenguaje para embarcarnos juntos en aventuras de toda índole y navegar por océanos que, de otro modo, nunca hubiéramos conocido… Y eso también es aprender.

Éste es el privilegio que tenemos en el I. L. C., y nos encanta, porque, como dijera alguien por ahí, el que cuenta una historia “nos presta un rato su imaginación para que nosotros agrandemos la nuestra”. Ser capaces de imaginar nos hace cada vez más capaces de pensar y, por lo tanto, más capaces de hacer posibles las realidades que, en principio, se nos hacían demasiado utópicas y fantásticas… Así que, ¡bienvenidas sean las historias ahora y siempre! ¡Bienvenidos sean, cuentacuentos de aquí, de allá y de más allá del universo conocido!

Agradecimiento »